Si aún no lo has hecho, suscríbete a nuestra web

Teléfonos de contacto:
936 452 369
649 413 479
Formulario de contacto

Crianza positiva también en la adolescencia

Publicado el miércoles, 06 de febrero de 2019. Revisado el miércoles, 06 de febrero de 2019.
Autor: Laura Markham
Tiempo medio de lectura: 5 minutos y 52 segundos

¿Crianza positiva de un adolescente? ¿Un adolescente estupendo, que es responsable, considerado y razona bien la mayoría de las veces? ¡Sí, es posible! Aquí tienes una guía.

Posiblemente pienses que no ejerces gran influencia sobre tu hijo en estos momentos, pero el comportamiento de los adolescentes se correlaciona en alto grado con la fuerza del vínculo que tengan con sus padres. Las relaciones satisfactorias entres los adolescentes y sus padres, cuando así lo perciben ambos, se correlacionan positivamente con el éxito escolar y la felicidad en general, como de hecho lo manifiestan los propios adolescentes y su entorno.

Las relaciones débiles o conflictivas entre padres y adolescentes, en cambio, se correlacionan con la actividad sexual temprana, el consumo de drogas y alcohol, la conducta violenta del adolescente (como perpetrador o víctima) y el suicidio.

Entonces, ¿cómo puedes ejercer una crianza positiva en lo que respecta a esta persona en pleno florecimiento, que a veces te resulta un extraño?

1. Establece un tiempo juntos en confianza
Asegúralo cada día. Bastan unos pocos minutos de conversación mientras friegas los platos de la cena o justo antes de acostarse para manteneros sintonizados y establecer una comunicación abierta. Incluso los adolescentes que parecen haber olvidado que tienen padres 23 horas al día suelen responder bien a un abrazo de buenas noches y a una pequeña charla cuando se van a la cama. Además de estas breves relaciones diarias, establece una rutina semanal regular para hacer algo especial con tu hijo, aunque solo sea salir a tomar un helado o dar un paseo.

2. Cría de forma activa y apropiada
No invites a la rebelión negándote a reconocer que tu hijo o hija está creciendo y necesita más libertad. Pero no tengas miedo de preguntar a dónde van tus hijos, con quién estarán y qué harán. Conoce a los amigos de tus hijos y a sus padres para familiarizarte con sus hábitos.

3. Intenta estar presente después de la escuela
La mayor franja de riesgo de consumo de drogas y sexo no es la noche del sábado; es entre las 15 y las 18 h de los días laborables. Si disfrutas de flexibilidad horaria en el trabajo, tenlo en cuenta. Si tu hijo va a estar con amigos, asegúrate de que están bajo la supervisión de un adulto, no solo de un hermano mayor.

4. Prioriza comer juntos
...tan a menudo como puedas. Las comidas son una gran oportunidad para hablar sobre lo que ha pasado en el día, para relajarse, reforzarse y unirse. También son tu mejor oportunidad para mantenerte en contacto con la vida de tu hijo adolescente y los desafíos que plantea, y para detectar posibles problemas que esté teniendo. Por último, un factor importante para la felicidad general de los chavales es que sientan que tienen tiempo cada día para «simplemente estar un rato y hablar» con los padres. Haz clic aquí para leer más sobre las cenas.

5. Mantén abierta la comunicación
Haz aquí para leer más sobre cómo escuchar correctamente, lograr que tus hijos hablen contigo y la importancia de la comunicación familiar.

6. Fomenta un buen autocuidado
...como una dieta saludable y las nueve horas y media de sueño que los adolescentes necesitan. Tomar café en la primera adolescencia es una mala idea porque interfiere con los patrones de sueño normales. Pasar demasiado tiempo frente a pantallas, especialmente durante la hora antes de acostarse, reduce la producción de melatonina y dificulta que los chavales cojan el sueño por la noche. ¿Qué hay de esos estudios que muestran que los cuerpos de los chavales cambian impidiendoles dormir? Puede deberse en parte a que su ciclo de sueño está orientado a permanecer despiertos hasta más tarde y levantarse más tarde por la mañana. Cuando los colegios facilitan que las clases comiencen más tarde, los adolescentes muestran mejor desempeño en los exámenes académicos y anímicos. Pero también parece que el tiempo frente a las pantallas es un factor que contribuye a que los chavales se acuesten más tarde y les sea difícil conciliar el sueño. Muchísima investigación avala que el no dormir lo suficiente afecta al mal humor de los adolescentes, por lo que es muy importante conseguir que tu hijo o hija duerma las 9,5 horas que necesita. Cada hora menos supone puntos funcionales del cociente intelectual.

7. Mantén altas sus expectativas
Tu hijo quiere ser su mejor versión. Nuestro trabajo como padres es apoyar a nuestros adolescentes para que lo consigan. Pero no esperes que tu hija alcance los objetivos que tú decidas para ella. Ella necesita trazar sus propios objetivos en este momento, con el apoyo de una madre que la adora tal cual es y que confía en que puede lograr lo que se proponga. Apoya los intereses y las pasiones de tu adolescente mientras encuentra su extraordinaria individualidad.

8. Recuerda que eres su madre o padre, que es mejor que un amigo
Los chavales quieren poder hablar contigo de cualquier cosa y quieren que les entiendas, pero no quieren que seas su amigo. A veces dependerá de ti establecer límites que no pueden establecer por sí mismos. A veces, necesitarás aplicar normas y decir no, ya sea para una fiesta sin supervisión o para acostarse muy tarde. A veces tu hijo adolescente necesitará tu ayuda para llegar a una solución eficaz sobre algo que le preocupa. ¿Quieres respeto, consideración, autenticidad? Si es lo que ofreces a tu hijo adolescente, es lo que recibirás a cambio.

9. Mantén a los chavales seguros y conectados con la familia poniendo los ordenadores en zonas comunes
Puede ser difícil para los padres rastrear lo que hacen los adolescentes cuando se conectan a internet, porque tienen más conocimiento que nosotros. Aun así, la investigación demuestra que estarán menos tentados de hacer aquello que desaprobamos si el ordenador está en un espacio común, donde puedes echar un vistazo a lo que hacen según pasas. Actualmente, los chavales viven online, pero todavía pueden estar conectados a sus familias si están online en mitad del hogar.

10. Mantén las reuniones familiares
Las reuniones familiares son regulares y se acuerdan entre todos. Proporcionan un foro donde hablar de los logros, las quejas, las discusiones entre hermanos, los horarios y cualquier tema de interés para un miembro de la familia. Las reglas básicas ayudan. Todo el mundo tiene la oportunidad de hablar; se respeta el turno de cada persona sin interrupciones; todo el mundo escucha, y solo se permite la crítica positiva y constructiva. Para conseguir que se unan los adolescentes que se muestran reticentes, combina la reunión con incentivos como pizza o helado postreunión, o asígnales papeles importantes como el de moderador. Haz clic aquí para leer más sobre reuniones familiares.

Artículo original: http://www.ahaparenting.com/ages-stages/early-teens/early-teens


Sobre Laura Markham
La Dra. Laura Markham es Psicóloga Clínica por la Universidad de Columbia y madre de dos hijos. Es la editora del portal AhaParenting.com y colaboradora habitual de otros sitios web sobre crianza.

Documentos de Laura Markham publicados en Crianza Natural

Compártelo:

© 2003-2020. Crianza Natural, S.L. Todos los derechos reservados. Este documento no puede ser reproducido por ningún medio, total o parcialmente, sin autorización expresa de Crianza Natural, y, en su caso, de los autores y traductores.